‘El ciudadano ilustre’: pesadilla de triunfador

0
138

Si hay algo difícil en el cine es hacer una comedia inteligente y feroz, divertir apelando a la complicidad y a los resortes más elevados del propio espectador y provocar emociones equiparables a la carcajada sin buscar el espasmo descontrolado. Así es la propuesta de los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn, que convierte en relato circular, metaliterario, la peripecia de un premio Nobel de Literatura que acepta contra todo pronóstico una invitación del pueblo en el que nació, al que no ha vuelto desde hace 40 años, aunque sigue siendo su principal inspiración, para nombrarle “ciudadano ilustre”.

Una comedia inteligente y feroz, que divierte apelando a la complicidad del espectador

Los directores, con la impagable ayuda del deslumbrante Óscar Martínez, confrontan la sofisticada personalidad del escritor con los ecos de su propia juventud y a esas asfixiantes señas de identidad de una comunidad pequeña, aislada, como suspendida en el tiempo, atrapada en sentimientos contradictorios, entre el orgullo y el resentimiento, marcada a fuego por la mezquindad, respecto a su gloria local.

Dejar respuesta